Canal RSS

Día del maestro

Publicado en

Sarmiento aprueba este blog

El viernes 10/09, parte de la FMN tuvo el agrado de conocer el colegio de Coni en el marco del festejo del día del maestro. Otro acto escolar se podría decir, después de todo, ¿cuántos actos del día del maestro ya vivimos la mayoría en la FMN?. Imagínense cuántos actos del día del maestro ya presenció Patri. Sí, es normal sentirse desorientado al tratar de sacar un número exacto, pero no se preocupen, eso es un detalle poco relevante. De lo que sí queremos hablar, es de la experiencia vivida por la FMN. A continuación el relato de Agustina del acto del día del maestro.

09:50 am: Socializando con padres
Yendo al colegio y al encuentro de Patri que ya estaba haciendo la cola para subir los dos pisos por escalera que nos llevarían al asfixiante salón de actos. El comienzo del acto estaba programado para las 10 am puntual, pero se retrasó. No importaba, nos gusta generar la expectativa, podíamos esperar, aguante la emoción! Mientras tanto Patri y Jorge socializan con madres que hablan del regalo de “la seño Mariana” y se ponen al día con los avances de los niños en el colegio y el collage de plástica. Al mismo tiempo, interactúan con mas padres que pasaban alrededor y saludaban y hablaban también del regalo de la seño Mariana, el collage de plástica y otros asuntos más. Y estos también estaban hablando al mismo tiempo con otros padres que hablaban del regalo, plástica, la seño Mariana…Un espectáculo sin desperdicios, con casi siete conversaciones simultáneas entre diez personas. No cualquiera es padre.

10:15 am: Speedy presente
De la expectativa pasamos a la impaciencia y que mejor en esos momentos que Patri repasando y delegando las tareas pendientes del día de la fecha:

Patri (10:20 am): tiene que venir Speedy a ver la conexión, alguien tiene que estar en casa.

Patri (10:22 am): ¿Qué hora es? Capaz que todavía esta Paula para atender al técnico de Speedy. Mejor la llamo.

Patri (10:25 am): ¿Cuándo empieza esto? ¿No habrá llegado Speedy ya?

Patri (10:27 am): Che que bárbaro que tienen el colegio, eh. ¿Tendrán Speedy? ¿Y Speedy?

Patri a Agus (10:28 am): ¿No podras ir a casa a ver si llego Speedy?

Patri (10:30 am): …ssss…Speedy

Ya saben como a Patri le gusta tener el control del tiempo.

10:32 am: En caso de emergencia sea mal educado
Finalmente nos dan el sí para subir las escaleras e ir al salón de actos y la fila empieza a avanzar. En estos momentos, en medio de la muchedumbre de padres hambrientos de momentos Kodak, el instinto del mal proceder me tomó por asalto y todo lo que podía pensar era en subir las escaleras de a tres o cuatro escalones, a los empujones para llegar primera al mejor lugar del salón y así poder sacar fotos decentes. Consciente de estar alrededor de adultos y/o gente civilizada, traté de sosegar este arranque quinceañero y pensé en lo mal que quedaría semejante comportamiento.
¿A quién engaño?, obviamente, este buen proceder duró los primeros tres pasos que avancé en la fila, y al quinto olvidé completamente dónde estaba, con quién estaba, olvidé quien era (?). Antes de decir “buena conducta” ya estaba subiendo las escaleras de a tres escalones, escabulléndome entre culos, carteras y cámaras de fotos.

10: 37 am: Erase una vez, un pasillo
El salón era bastante profundo pero para nada facilitaba algún espacio para poder sacar fotos decentes. Al fondo se alzaba el escenario donde bailarían los niños; bah, bailaría Coni, el resto no era relevante. El ancho del salón estaba ocupado por dos filas de sillas  y entre ellas quedaba un espacio, dando forma a un pequeño pasillo de menos de un metro de ancho aproximadamente*. Era claro que aquellos en busca de la foto perfecta de primerísimo primer plano, no eran bienvenidos en ese pasillo improvisado. Pero había que actuar rápido. No mas conversaciones inofensivas con padres sobre el collage de plástica de la semana pasada o la odisea que fue juntar la plata y comprar el regalo para el maestro de grado (una RE odisea MAL). Los padres eran ahora pequeños conos color naranja fosforescente que debía esquivar, saltar, pisotear y porqué no patear (vale todo) para conseguir yo también el momento Kodak del acto. Dijo un cono naranja fosforescente la madre amigable: “Mandate adelante en el pasillo, al lado de los nenes de primer grado y hacete chiquitititita”. Sin pensar un segundo más, agarré la cámara y me ubiqué al fondo del pasillo no-amigable, bien cerca del escenario. Me quedé sentada en el piso al lado de los alumnos.


"Si no abandonan el pasillo, el hombre sentado atrás mio tendrá sexo violento conmigo y mi pollera"

10:45 am : Comienzo del acto y la toma del pasillo
Lo que ya sabemos: entrada bandera de ceremonia, Himno Nacional, Himno a Sarmiento, palabras a Sarmiento, discur

sos sobre el bajo presupuesto de la educación. Mientras una maestra daba un discurso que todo el mundo aplaudió, empecé a darme cuenta de que no estaba sola: alrededor mío se iban sumando madres que también se querían hacer “chiquititititas” y sacar fotos. Conos madres y yo nos mirábamos cómplices a veces, sabíamos que el pasillo estaba superpoblado. Otras veces las miradas eran competitivas. No me importaba, eran todos hombres muertos para mí.
11:05
Cuando terminaron los discursos y los Himnos, una maestra en busca de aplausos y tal vez atención, a falta de palabras emotivas por el día de la fecha, decide tomar una medida para ganarse al público:

Docente: A los padres les pedimos que salgan del pasillo. Estan ocupando todo el lugar y los chicos no pueden disfrutar de este acto que tanto ensayaron. Siempre pasa lo mismo, así que por favor, si quieren sacar fotos, se acercan al escenario al final del acto.

¡Perra conchuda la puta que te parió! ¿¡Cómo osas sugerir sacar fotos cuando la nena termina de bailar!?  No me importan los alumnos, que seguro espiaron miles de veces los ensayos, HELLO!, todos hacíamos eso en primaria. ¡¡Cruel!! ¡CRUEL Y DESALMADA!
Las madres se levantaron y se fueron para el fondo, y no me quedó otra que hacer lo mismo. Con el orgullo partido en mil pedazos (?) me ubiqué atrás, donde estaban las pocas sillas para los padres. BIEN AL FONDO.

11:20 am: Yo hice de Ricardo Fort en un acto del colegio.
En el universo de Coni, las cosas funcionan de otra manera. Y si de repente se te ocurre preguntarle sobre el acto en el que va a participar, probablemente no te encuentres con una respuesta concisa. Eso me pasó a mi, y realmente no tenía mucha idea de este acto, sólo sabía que Coni bailaría. Es por eso que, comenzada la parte teatral del acto, me sorprendí al darme cuenta que estaban interpretando


El niño Fort. Si se atreven, agranden la imagen para ver su tristeza (yo no pude)

una especie de “Bailando por un sueño”. Pensé con terror: “¿Habrá un niño Fort?”. Sí, lo había. Quedé horrorizada y morí por dentro un poco. Bueno, no tanto, pero quería abrazar al niño Fort y decirle “todo va a estar bien, mañana olvidaremos que todo esto sucedió”.

11:32 am: La toma del pasillo, vol. 2
Esto ya era cualquier cosa. Desde el fondo del salón, volvían a mí los pensamientos sobre la buena educación como cuando subí desubicadamente la escalera. Las madres comenzaron a arrastrarse por el pasillo y se acercaban al frente de nuevo. Ok, no era la única con un debate interno sobre el bien y el mal. Pensé en agarrarlas de los pelos y ahorcarlas con las correas de sus cámaras, pero me pareció un poco extremista esa medida. Como siempre dicen, los adultos deben dar el ejemplo, así que como toda persona educada, me empecé a arrastrar yo también, como los adultos, con la mejor cara de boluda posible. OBVIAMENTE, no faltaron los comentarios mala onda de la tercera edad, que desde sus sillas pegadas a sus culos gritaban: “Nena, nena, ¿no escuchaste al docente?” “¡Tienen que salir del pasillo NENA!”. Una vez más, la cara de boluda era un factor crucial.

11:50 am: En búsqueda del momento Kodak
Llegó el momento esperado. Coni iba a bailar la maldita canción que seguramente no duraría más de tres minutos y yo, junto al resto de las otras madres, ya estaba de vuelta en el frente del pasillo. Todos mis esfuerzos y mis cálculos llegaban al momento de la verdad. Todavía estoy asustada, no puedo recordar con exactitud lo que ocurrió, pero de repente empecé a sentir muy cerca a las otras los otros conos madres y estaba rodeada de brazos y cámaras por todos lados. Fué todo muy rápido y confuso. De nuevo tenía arranques de violencia hacia la gente, pero NO! tenía que contenerme, tenía que encontrar el momento Kodak! La cosa se ponía seria, la gente se transformaba y empezaban los empujones. Llegué a escuchar un pequeño intercambio de palabras entre una madre (madre A) y un padre (padre B)  que estaban ubicados en las sillas de más adelante, uno atrás de otro.

Padre B: (llama a la Madre  golpeándole con el índice en hombro): ¿Te podés sentar así vemos los que estamos atras?
Madre A: (cámara en mano, ignora el comentario de Padre B, pero luego piensa mejor y responde: Bueno, dale, y si no me tocas el hombro.

(????????????)

Esto era la guerra. Arranqué sacando fotos sobre las cabezas de las madres. Cambiaba de posición constantemente: sentada, de rodillas, casi arriba de la espalda de una madre arrodillada, sobre el pie de otra madre que habia decidido pararse; parada mientras asfixiaba a una de las madres, sentada sobre el cuerpo inconsciente de otra madre…OK, eso era solo parte de mi imaginación, pero me hubiese facilitado las cosas, tal vez.
Un problema inesperado: la cámara empieza a andar sola y me cambia a modo video. A todo esto, no había podido sacar UNA foto decente. El momento Kodak ya era algo imposible. Desesperada empece a filmar por 20 segundos y cuando la cámara me lo permitía y las madres me daban un respiro, sacaba fotos. Así durante todo la canción. Foto, video, foto, video…

12:10 pm: El fin
Luego del desconche de madres y cámaras, finalizó el maldito acto. Terminamos con pocas fotos, pero esta bien. Estaremos mejor preparados en el acto de fin de año. Madres, teman por mi, volveré y seré millones de fotos.

FIN

Hablando en serio, la FMN felicita a Coni que bailó genial. Amamos su doble pirueta que por suerte pudimos capturar con la cámara.

los ilumina con la luz del ingenio,

La familia muy normal.

*Ignoramos el ancho real del pasillo poco amigable, Agustina no sabe medir.

Anuncios

Acerca de familia muy normal

Hace muchos siglos atrás, a fines de la prehistoria, Patri descubrió su aparato reproductivo. Decidió entonces, procrear con un par de progenitores, y así llegaron al mundo seis criaturas de Jesus Luz. Pau es la primera, en este momento es Fan de Córdoba; a Nati le gusta probar carreras; Agus prefiere cargar traumas; Fran, en cambio, opta por no cargar con ninguna responsabilidad, pero es bueno (?); Coni esta con nosotros...en algun universo paralelo; y el Chanchi no sabe hablar, todavía. Patri se casó con Jorge, porque él también habla fuerte, pero más que nada, le gusta el Fernet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: