Canal RSS

Archivo de la etiqueta: limpieza excesiva

Santa Arquitecta: no soy digno de que entres en mi casa

Publicado en

Hace varias semanas ya que en la casa de la FMN se viene hablando de una tal arquitecta que va a venir un día, no sabemos bien para qué (no porque no entendamos a qué se dedica una arquitecta), pero parece que es una visita muy especial; sobre todo para Patri, quien estuvo no solamente hablando de dicha visita, sino que también ha tenido un comportamiento muy particular.

Para empezar, ordenó a todos sus discípulos los integrantes de la familia a ordenar con especial dedicación. Hasta acá las cosas parecían normales, Patri siempre dirige la limpieza del hogar. Sin embargo, Patri no parecía tan normal como de costumbre.
Todo esto comenzó la semana pasada. En todo momento se nos recordaba ordenar y limpiar porque, supuestamente, esta llegada se esperaba para el viernes pasado. Patri andaba muy agitada y se repetía a sí misma constantemente que no llegaba, que se le acababa el tiempo, que todo tenía que estar perfecto.
Finalmente, la visita del viernes se canceló porque, según Patri, todavía la casa no estaba en condiciones para la llegada de la arquitecta. Así que, al día siguiente, seguimos con la rutina de limpieza, todavía sin saber quién era esta arquitecta, de dónde venía y a qué venía. En medio de tanta incertidumbre algo ocurrió el sábado a la tarde que nos aclaró las ideas, cuando observamos a Patri arrodillada en el piso de la cocina, raspando los bordes de las baldosas con un cuchillo para que estas queden en dignas condiciones. Y se hizo la luz en nuestras mentes:

  • Devoción hacia alguien/algo cuya existencia no esta probada (¿alguien vio a la arquitecta?)
  • Fanatismo (por la limpieza)
  • No respetar opiniones de otros y enojarse enseguida

¡Patri es una creyente! No sabemos de qué religión, pero definitivamente tiene que ver con alguien llamado “arquitecta”, que aparentemente vendrá un día y nos revelará la tierra casa prometida.

Ahora todo tenía sentido. Tantos preparativos, tanto movimiento. ¡No te ofendas, Patri! Estábamos muy desorientados y esta teoría tiene mucho sentido.  Más con el Papa dando vueltas por el mundo visitando a no sé quién ni porqué, ¿qué querés que pensemos? Queremos una explicación.  Queremos salvarte de esta extraña secta en la que te metiste, de esta desconocida arquitecta a quien tanta fe le tenés pero que nadie conoce, nadie la vio. Volvé, Patri; no creas que esta especie de Mesías va a venir y restaurará tu reinado… aunque puede que sí restaure los agujeros del techo del cuarto de Agustina y de alguna manera arregle las cañerías que largan olor a huevo podrido cuando llueve. Bueno, y pensándolo bien, también la arquitecta puede que nos traiga la esperanza y nos salve del techo del patio, cuyas ventanas dejaron de funcionar hace tiempo dificultando la ventilación en los días de calor y sabemos muy bien lo que son los días de calor en la casa. Tal vez hasta venga con su bendita luz y tape las goteras de ese techo, para que los días de lluvia el patio no se convierta en una exposición de tuppers y baldes por todo el piso. Tal vez…esta sea la salvación Patri y tengamos que unirnos todos en comunión, arrodillarnos juntos y raspar entre todos, los benditos bordes de las baldosas.

Alabada seas, Arquitecta (con mayúscula porque es un ser divino). Perdónanos por ser incrédulos como Juan, el Bautista y no creer en tu voluntad, en tu llegada, y atrasar la limpieza de la casa, no hacer las camas y no llevar la ropa para lavar a tiempo. Que tu luz ilumine nuestras habitaciones y evite la explosión del calefón cuando Patri se olvida de apagarlo después de cerrar la canilla caliente. Perdónala a ella por ser distraída.

A falta de información, decidimos que la Arquitecta luce asi...oremos

Aguardamos tu llegada, para que nos salves de las paredes de esta casa de Boedo Soho, y dejamos a tu voluntad la obra que llevaras a cabo en tu máxima divinidad. Y si no es mucho pedir, en el proceso celestial de esa obra, podrás llevarte al can que con nosotros vive. Tómalo como una ofrenda de la FMN. Llévala tan lejos que sus ladridos ya no se escucharán en ningún rincón de esta casa. Bendice a esta familia con tu gloria, con tu paz. Bendice la humedad de la pared y hágase tu voluntad en la cocina como en los vidrios rotos del lavadero y líbranos de Paula y Natalia del mal.

Patri, una vez más, tenías razón. La paz y la plata para la obra de la arquitecta esté contigo.

Arquitecta, yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastara para sanarme,

la Familia muy normal.

¿Alguien ha tenido alguna aparición de la Arquitecta? En serio, estamos preocupados

Anuncios