Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Natalia

Volvimos y ya no somos millones

Publicado en

Cupos limitados

Acongojados por el éxodo de gente  que hubo en la casa de la FMN, se vieron afectadas las actividades de la vida en el día a día, y en consecuencia, del blog. Como sabrán (o no), Natalia y Paula, decidieron abandonar la casa hace ya varios meses, y el vacío que dejaron en la casa es muy grande. Y cuando hablamos de vacío, nos referimos principalmente al espacio que ya no ocupan el exagerado número de muebles sus pertenencias: el espacio que dejó la ropa que ya no está en los armarios, lo espaciada que queda la cocina en horas pico, y ni mencionemos el espacio de aire fresco que se siente en el baño. Es un cambio drástico, tanto aire libre de repente, después de vivir inspirando Natalia y exhalando Paula en todo momento.  Hubo que reacomodarse en la casa. Mucha gente no lo entenderá, pero es difícil volver a acostumbrarse a que el baño no este siempre ocupado, tener que moverse libremente por el cuarto de uno, porque ya no estan con nosotros las camas extras que apenas entraban. ¿Cómo acostumbrarse a lavar menos ropa? ¿Cómo hacer que Patri supere el no tener que preparar siete platos de comida? ¿¡Cómo sigue con la vida uno?!

Archivo 2010: armonía en el hogar

Cómo olvidar las jornadas nocturnas de diseño gráfico en el comedor con Natalia, juntando los restos de sus trabajos, cada papelito y alguna que otra vez, limpiando cada charco de tinta china en el piso que había que limpiar porque las entregas de la facultad nada tenían que ver con barrer los deshechos del sacapuntas, o los restos de cartulina. Cómo olvidar el “tengo entrega”, o “a todos les chupa un huevo que tenga entrega”, o “nadie entiende que tengo entrega” e incluso el intenso “la re puta que los parió a todos, son miserables, se cagan en mi vida y en mi entrega”. Tantos momentos que añoramos, tantos recuerdos que quedaran en nuestros corazones por mucho tiempo. Tan gratos y grandes son esos recuerdos, que agradecemos ese espacio que dejaron Paula y Natalia en la casa, porque ¿dónde podríamos guardarlos sino?

"Me asfixia el espacio que hay ahora en la casa, estoy triste"

Una de las cosas que extrañamos mucho, Lara incluída, es la ropa de Paula, proporcionalmente distribuida en cada parte de la casa, en cada rincón*. Cuesta acostumbrarse a no tener una prenda suya alrededor. Sus medias, los abrigos en las sillas, sus carteras/mochilas, todas esas cosas que antes adornaban la casa, ya no estan. Dejaron un vacío enorme que cuesta volver a llenar.

¿Cómo volver a empezar? ¿Cómo seguir? ¿Cómo contar cada acontecimiento nuevo que pasa en la FMN cuando el espacio es tan grande en la casa?  Además, pasaron tantas cosas extrañas: Agustina empezó a estudiar, Franco se puso de novio, Santiago esta empezando a pronunciar las sílabas correctamente…

Por otro lado, hay cosas que siguen igual por supuesto: Patri sigue con los golpes de calor, Jorge sigue sordo, Franco sigue en el secundario (más precisamente en cuarto año), Lara duerme, Coni aún vive en un universo paralelo.

A pesar de la angustia que nos rodea, decidimos seguir contando las andanzas de la FMN, porque la vida debe seguir, aún cuando los lavados de ropa pasaron de seis a tres por día. Sabemos que podemos seguir.

Así que pónganse cómodos, pero estén atentos, porque cuando uno menos se lo espera, se da vuelta, y resulta que tiene sarna. Ampliaremos.

Cómodo, como en tu casa

los saluda y abraza con los brazos extendidos (porque ahora hay espacio para eso),
la familia muy normal.

*decir “cada rincón” sería una picardía sin aclarar que algunos rincones de la casa como el lavadero o el canasto de la ropa para lavar, quedaban exentos de las decoraciones de ropa de Paula. Creemos que Paula nunca pudo encontrar el lavadero, por ende, la ropa nunca llegaba a buen puerto.

Anuncios

Patri te toma el tiempo

Publicado en

Querida famila, si en algún momento pensaron que la gloria de este blog había terminado junto a la Coca del Fernet de Jorge, se equivocaron. Esto sigue y seguirá (con sus pequeñísimo recesos) por lo menos hasta que Natalia admita que disfruta más de lo normal el exhibicionismo, que va mucho más allá de andar en toalla por la casa, es amor propio. Así que hoy la FMN (sí, inventé siglas para Familia muy normal porque me da PA-JA) regresa con sus publicaciones, porque siempre hay algo para contar, siempre hay algo para discutir (si lo sabrá Patricia), así como siempre hay ropa para lavar y pendejos en el bidet.

En el día de la fecha hablaremos del tiempo, gracias a Patri (¿podemos llamarte asi?), que hoy tras una discusión de rutina con Franco, nos quiso dejar saber entre líneas (ella es así de ingeniosa) que su gran preocupación en el mundo no tiene nada que ver con el deseo intenso de que Paula y Natalia abandonen la casa. No, no, no. Su preocupación es…el Tiempo. Y si no estoy siendo clara, a continuación les dejo una parte de esa discusión que inspiró esta publicación:

Patri: ¡no podés controlar el tiempo!. Si hay algo que el ser humano NO puede controlar es el TIEMPO. ¡¡¡No existe nadie en este mundo que pueda hacerlo!!!
Franco: … (en silencio considera la posibilidad de salir corriendo y escapar de casa, de repente también, siento miedo, y frio)

Sí, nosotros también nos preguntamos qué tenía que ver el control del tiempo en una discusión sobre rateadas de colegio, bajas notas y malas contestaciones en la pubertad. Bueno, podríamos trazar un paralelo en realidad. ¡Pero no! Nosotros leemos entre líneas y Patri, sabemos que te preocupa el tiempo, su control y su tan desgarrador paso que todo lo puede. Y sabemos que tu gran deseo en este mundo (ademá de que Lara desaparezco pronto misteriosamente) ¡es CONTROLAR ESE TIEMPO!. Sabemos que lo queres, sabemos que te gusta, oh si, sabemos lo que te gusta.
Pero no te preocupes, porque hoy te dedicamos esta publicación para que sepas que en realidad sí podes tomar el control. No se si Franco, pero hay mucha gente que lo hace. ¿Que…no me crees?, ¿Que otra vez estoy hablando boludeces?, ¿Qué cuándo voy a madurar?, ¿Qué todavía no guardé la ropa planchada? ¿…AH?
En fin, Patri, te dejo ejemplos de grandes controladores de tiempo y te vas a sorprender al ver que vos sos uno de ellos. No, obvio, no te sorprendiste, nada te sorprende cuando todo lo sabes.


Este hombre a tu izquierda tiene un cronómetro en sus manos, ¡JA!. ¿Sabes que esta haciendo? Esta controlando el tiempo en que tarda en descubrir cómo fue que tu Notebook apareció chorreando agua la mañana siguiente del día de tu cumpleaños (historia REAL). Y mira Patri, mira su cara de satisfacción. No te acordas de Paula en sus peores épocas de fatiga prolongada y sus desafíos sin precedentes?:

Te tomo el tiempo cúanto tardas en traerme el paquete de carilinas de mi cuarto. (Paula, versión 2000-2001)

Ves, ella también tenía cierto control sober el tiempo. Bueno, no, en realidad controlaba a sus hermanos menores más que nada cuando no tenía ganas de moverse. Y bueno, en realidad, eso no esatba bueno, ¿sabes?. Sobre todo si te tomaba el tiempo que tardabas en lavarle la…no!, esperen, esto estaba mal

Doc y el DeLorean. No hay mucho más que agregar Patri. Esto es serio y real, nunca subestimes el poder del tiempo.

Y finalmente, esta sos vos en la cima del control del tiempo. Mágicamente* así llegaste a casa hace dos años. Y esto es el control absoulto del tiempo. Agarraste el DeLorean del Doc, viajaste al pasado para modificar los genes de la familia que por más de dos generaciones ha creado mujeres con poca amortiguación delantera, todo esto mientras cuidadosamente controlabas el tiempo que taradabas en llevar a cabo dicha hazaña con un cronómetro y ¡voila!. Tenes grandes pechos y ahora te dicen que ni siquiera aparentas tu verdadera edad. Sí, lo admitimos, pero solo por blog y sutilmente porque no nos gusta hacer sentir bien a la gente, no es lo nuestro, tu sabes.

Por eso Patri, no mas preocupaciones. Tomá el consejo de tu propia familia, relaaax, chill out, chillax y power to the people. No temas más por el control del tiempo cuando pienses en el promedio de las notas de Franco. Ya no Patri, eso es parte del pasado, es otro tiempo (que obvio que si que tipo re podes controlar, o sea, tsss), cerrá los ojos, relájate y goza…


Con cariño, te abrazamos esos pechos,
La Familia Muy Normal.


*Entiéndase por “mágicamente” el uso de cientos de dólares. David Copperfield es ochentoso y ya no nos gusta.

Llamado a la solidaridad

Publicado en


¿Ha visto usted a este marcador?

Nombre: Marcador indeleble
Altura: 14.5 cm.
Color: rojo, azul Y negro.

Responde al nombre “EU marcador”, o al contacto con hojas, telas, caras, etc.

Fué visto por última vez en la mesa del comedor durante el mes de Mayo, cerca de la cartuchera de Natalia.

Se agradece cualquier tipo de información sobre el paradero de dicho marcador.

Ningún animal/integrante de la Familia muy normal ha sido intencionalmente maltratado durante el proceso de esta publicación.
¿Ofendido/a? Repórtese a: familiamuynormal01@gmail.com