Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Salud mental

Volvimos y ya no somos millones

Publicado en

Cupos limitados

Acongojados por el éxodo de gente  que hubo en la casa de la FMN, se vieron afectadas las actividades de la vida en el día a día, y en consecuencia, del blog. Como sabrán (o no), Natalia y Paula, decidieron abandonar la casa hace ya varios meses, y el vacío que dejaron en la casa es muy grande. Y cuando hablamos de vacío, nos referimos principalmente al espacio que ya no ocupan el exagerado número de muebles sus pertenencias: el espacio que dejó la ropa que ya no está en los armarios, lo espaciada que queda la cocina en horas pico, y ni mencionemos el espacio de aire fresco que se siente en el baño. Es un cambio drástico, tanto aire libre de repente, después de vivir inspirando Natalia y exhalando Paula en todo momento.  Hubo que reacomodarse en la casa. Mucha gente no lo entenderá, pero es difícil volver a acostumbrarse a que el baño no este siempre ocupado, tener que moverse libremente por el cuarto de uno, porque ya no estan con nosotros las camas extras que apenas entraban. ¿Cómo acostumbrarse a lavar menos ropa? ¿Cómo hacer que Patri supere el no tener que preparar siete platos de comida? ¿¡Cómo sigue con la vida uno?!

Archivo 2010: armonía en el hogar

Cómo olvidar las jornadas nocturnas de diseño gráfico en el comedor con Natalia, juntando los restos de sus trabajos, cada papelito y alguna que otra vez, limpiando cada charco de tinta china en el piso que había que limpiar porque las entregas de la facultad nada tenían que ver con barrer los deshechos del sacapuntas, o los restos de cartulina. Cómo olvidar el “tengo entrega”, o “a todos les chupa un huevo que tenga entrega”, o “nadie entiende que tengo entrega” e incluso el intenso “la re puta que los parió a todos, son miserables, se cagan en mi vida y en mi entrega”. Tantos momentos que añoramos, tantos recuerdos que quedaran en nuestros corazones por mucho tiempo. Tan gratos y grandes son esos recuerdos, que agradecemos ese espacio que dejaron Paula y Natalia en la casa, porque ¿dónde podríamos guardarlos sino?

"Me asfixia el espacio que hay ahora en la casa, estoy triste"

Una de las cosas que extrañamos mucho, Lara incluída, es la ropa de Paula, proporcionalmente distribuida en cada parte de la casa, en cada rincón*. Cuesta acostumbrarse a no tener una prenda suya alrededor. Sus medias, los abrigos en las sillas, sus carteras/mochilas, todas esas cosas que antes adornaban la casa, ya no estan. Dejaron un vacío enorme que cuesta volver a llenar.

¿Cómo volver a empezar? ¿Cómo seguir? ¿Cómo contar cada acontecimiento nuevo que pasa en la FMN cuando el espacio es tan grande en la casa?  Además, pasaron tantas cosas extrañas: Agustina empezó a estudiar, Franco se puso de novio, Santiago esta empezando a pronunciar las sílabas correctamente…

Por otro lado, hay cosas que siguen igual por supuesto: Patri sigue con los golpes de calor, Jorge sigue sordo, Franco sigue en el secundario (más precisamente en cuarto año), Lara duerme, Coni aún vive en un universo paralelo.

A pesar de la angustia que nos rodea, decidimos seguir contando las andanzas de la FMN, porque la vida debe seguir, aún cuando los lavados de ropa pasaron de seis a tres por día. Sabemos que podemos seguir.

Así que pónganse cómodos, pero estén atentos, porque cuando uno menos se lo espera, se da vuelta, y resulta que tiene sarna. Ampliaremos.

Cómodo, como en tu casa

los saluda y abraza con los brazos extendidos (porque ahora hay espacio para eso),
la familia muy normal.

*decir “cada rincón” sería una picardía sin aclarar que algunos rincones de la casa como el lavadero o el canasto de la ropa para lavar, quedaban exentos de las decoraciones de ropa de Paula. Creemos que Paula nunca pudo encontrar el lavadero, por ende, la ropa nunca llegaba a buen puerto.

Anuncios

Algo extraño sucede con Paula

Publicado en

 

Hemorragia nasal. (Agrandar la foto con un click para contenido explícito)

 

Querida familia, algo sucedió en las últimas semanas que a muchos nos tiene preocupados. En realidad no es preocupación, más bien estamos consternados, confundidos, no sabemos qué pensar al respecto. Es algo que nos enteramos hace poco sobre un integrante de la casa y honestamente basándonos en nuestras sospechas queremos desesperadamente ayudar de la mejor manera y sin juzgar. Se trata de Paula.  Esta teniendo comportamientos raros, hábitos nuevos que claramente han modificado algo en ella. Últimamente la vemos con la cara cansada, con  ojeras, se queda por la noche deambulando por el cuarto sin razón, y durante el día no esta en casa. Se pone a ordenar ropa, pone cosas en cajas que apila por toda la casa, y no sabemos cómo pero en la última semana gastó bastante plata en adquisiciones varias. Y tu nariz Pau. ¿Es que pensas que no nos damos cuenta que algo esta pasando? Tantas hemorragias nasales en una semana. Claramente todo esto es demasiado para vos.

 

Cajas apiladas similares a las que Pau acumula en la casa

 

No queremos saltar a conclusiones precipitadamente, pero ¿qué alternativa tenemos?. Decidimos consultarlo con un amigo muy experimentado en el tema para ver a qué nos estábamos enfrentando. Por lo que pudimos averiguar, sabemos que mucha gente lo hace de mas joven porque quieren pasar la experiencia frescos en medio de su juventud y porque “esta copado”, pero mucha gente también empieza a tu edad. Ves, este asunto nos puede pasar a todos, una vez más, no juzgaremos. De hecho, muchas familias pasan por esto y cuando ocurre es un gran acontecimiento que afecta a todos. En general es algo que genera un poco de angustia, aunque siempre alguno que otro por dentro disfrute de esto.

También nos enteramos que esto que haces requiere conseguir  elementos y mucho espacio para almacenar las cosas y sabemos que además organizar el tráfico de todo demanda mucha plata y vemos que estas gastando todos tus ahorros, capaz, de manera poco inteligente. No quisiéramos que derrocharas todo por la emoción del momento.
En serio Pau, en unos meses cuando todo esto haya pasado y estés mejor y de repente te encuentres de noche en tu cama sola, tratando en vano de conciliar el sueño porque la ansiedad y el dolor de estómago te coman viva, vas a pensar “¿No se me habrá ido la mano con el tema?”. Y te vas a sentir culpable, vas a lamentar haber hecho todo esto sola sin pedir ayuda previamente,  sobre todo cunado tu vida sucumba en un gran déficit económico y ningún ser querido este ahí para revertir lo irreversible.

Pero no vamos a permitirlo. Aca vamos a estar tu familia para ayudarte en todo este proceso nuevo y queremos involucrarnos en el tema ahora, antes de que sea demasiado tarde y termines en banca rota, desnutrida, deprimida y con la nariz despedazada. Así que Pau, abrite a nosotros, contanos así podemos ayudar. Porque este hallazgo reciente en casa, que por suerte pudimos fotografiar, a decir verdad, también nos trae un poco de alegría:

Sí, es exactamente lo que estabas pensando, finalmente te vas a mudar y ya armaste la valija con tu ropa, además de las eternas cajas con tus cosas que adornan armoniosamente cada rincón de la casa. Como te decíamos, queremos ser parte de esto y aconsejarte en cuanto a los gastos. En primer lugar, no compres más escritorios Pau, si ya tenes tres bobi! Y queremos ayudarte con las cajas. Sabemos que te quedas hasta tarde haciendo preparativos, pero ¿sabes qué?, también tenes que dormir y comer amiga! Cuida tu nivel de estrés, cuida tu nariz, porque esa sinusitis no tiene nada que ver con la primavera, ya lo sabemos. Obvio que con todo esto uno sangra de la emoción, pero todo tiene un límite, incluso tu nariz.

 


"¿¡QUE PAULA QUE!?"

 

Y en cuanto al primer día en tu casa sola, que tan poco falta, nos ofrecemos a estar ahí con vos, en tu monoambiente todos juntitos. Porque los mas experimentados de la familia saben lo que es pasar la primera noche sola en la casa nueva. Sí, probablemente no puedas dormir y pienses en todos tus gastos y en si tomaste la decisión correcta con el tercer escritorio. Así que allí estaremos también cuando los nervios en la panza resulten en una noche agitada de insomnio.

Felicitaciones Pau, esto es mejor que si te casaras.

Por siempre en tu mesita de luz,
La familia muy normal.

*Es demasiado fácil encontrar una foto de Paula sonandose la nariz